Expanding The Power of U.S. Latinos

2018 News & Articles

<< First  < Prev   1   2   3   4   5   ...   Next >  Last >> 
  • 12/03/2018 1:53 PM | TLC Team (Administrator)

    WASHINGTON, Dec. 3, 2018 /PRNewswire/ -- The Latino Coalition (TLC) released the following statement today on the passing of former President George H.W. Bush:

    "Our nation mourns the loss of an exemplary statesman in President George H.W. Bush. Always to be remembered as a special servant leader and committed patriot, Bush 41 was like no other— a heroic Navy officer in World War II, a pragmatic Congressman, an effective Director of Central Intelligence and an extraordinary Commander in Chief.

    "However, I witnessed his compassion and dedication personally; Bush was a close friend of my father and frequently sought his advice as he worked to grow the representation of Hispanics in leadership positions. He was a historic Chief Executive— investing in Latino leadership and empowerment, appointing two Hispanics to his Cabinet, developing a robust trade relationship with Mexico and supporting the creation and growth of Hispanic-owned businesses in the U.S.

    "We extend our sincerest sympathy to the Bush Family and join them in mourning the loss of a selfless man and a true American hero," said TLC Chairman and former U.S. Small Business Administrator, Hector Barreto.

    ABOUT THE LATINO COALITION- The Latino Coalition (TLC) was founded in 1995 by a group of Hispanic business owners from across the country to research and develop policies and solutions relevant to Latinos.  TLC is a non-profit nationwide organization with offices in California, Washington, DC and Guadalajara, Mexico.  Established to address and engage on key issues that directly affect the well-being of Hispanics in the United States, TLC's agenda is to create and promote initiatives and partnerships that will foster economic equivalency and enhance and empower overall business, economic and social development for Latinos.  Visit www.thelatinocoalition.com.

    SOURCE: PR Newswire

  • 11/28/2018 12:49 PM | TLC Team (Administrator)

    This year’s midterm election saw an unprecedented number of Hispanic-Americans casting ballots, including many new voters. Pew Research found that a quarter of all Hispanic voters said they were voting for the first time.

    While many pundits and policymakers may be questioning the reason for this increase in turnout, the answer seems clear. Hispanic voters, like so many Americans, are being driven by concerns about the high cost of health care and access to life-saving preventive services.

    This is a problem that takes many forms. But for Hispanic-Americans, there is no single health issue more pressing than heart disease and stroke — the No. 1 cause of death of U.S. Hispanics. The newly elected 116th Congress has an opportunity and a responsibility to work together to address this problem.

    Among Hispanic adults age 20 and older, 48 percent of men and 32 percent of women have cardiovascular disease. Cardiovascular disease is the leading cause of death for both Hispanic women and men, 28 percent and 27 percent of total deaths respectively, beating out cancer by several points. Treatment, which would address some of the abnormal numbers, remains a hurdle often for various reasons including language barriers, awareness and pricing.

    According to the American Heart Association, Spanish-speaking Hispanics are less likely to know or understand the symptoms of stroke compared to their English-speaking counterparts. Over a third of U.S. Latinos are Spanish-dominant, which means the language barrier presents a problem for health organizations, associations and education groups whose marketing and educational campaigns, primarily in English, are intended to help bridge the information gap between the public and the medical community.

    Paired with the language barrier is the lack of awareness. In a 2009-2012 study by National Health and Nutrition Examination Survey, rates of high-blood pressure awareness were lowest among Hispanics, often below the national average. The survey found the same conclusion for treatment awareness as well as methods to control high blood pressure. A quick internet search of health or medical associations who publish material in Spanish or target Latinos primarily, yields poor results.

    Access to information is not the only problem Hispanics face in the fight to reduce cardiovascular disease; access to treatment remains a problem as well.

    U.S. health care costs surpassed $10,000 a year per person in 2016, a number that continues to rise today. Once information reaches the right ears — and is in the right language — the last barrier to help combat the alarming rates of the disease is cost. To help lower cost, the government must step aside and let the free-market do what it has done well historically.

    MarketWatch reported recently that Amgen announced an immediate 60% cut in the price of its innovative anti-cholesterol medicine, Repatha. The move made headlines, surprising many in the medical community. Yet the company’s move to reduce the price of a medicine, which studies prove help reduce cardiovascular disease, is likely to benefit U.S. Hispanics. Out-of-pocket medical expenses remain a burden, affordable medicine is a sure way to help ease that burden. This move addresses one part of the problem, and we now need to ensure that health insurance companies start to pass on some of these savings to patients.

    As the discussion about health care reform continues to make headlines, leaders and lawmakers must understand the hurdles many Latinos face to be better focus on the achievable goal of bringing down costs for everyone.

    At the Latino Coalition, we believe a targeted legislative approach, and not a sweeping reform that takes us nowhere, is the right way to address the problems. Democrats and Republicans are going to have to find ways work together, and policies that help lower costs for consumers are exactly the smart and targeted solutions that deserve bipartisan support.

    Source: InsideSources


    About the Author
    Hector Barreto

    Hector Barreto is the former administrator of the Small Business Administration (SBA).


  • 11/21/2018 2:48 PM | TLC Team (Administrator)

    WASHINGTON, DC– The Latino Coalition (TLC), the leading, national non-partisan advocacy organization representing Hispanic businesses and consumers, issued the following statement today regarding Small Business Saturday:

    “The U.S. economy benefits from 30 million small businesses, creating two out of every three new jobs within our communities, and Small Business Saturday is a day for consumers to support that engine of our local economies to help them stay strong and vibrant,” said TLC Chairman and former U.S. Small Business Administrator, Hector Barreto. “By shopping small this November 24, consumers are encouraging the unique character, drive and strength of the American Dream, while helping local communities grow and celebrate the hardworking men and women fueling our economy. We encourage all shoppers to applaud the entrepreneurial spirit of small business and support this critical and booming sector.”

  • 10/06/2018 8:03 PM | TLC Team (Administrator)

    Por Santiago D. Távara

    El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, anunció esfuerzos conjuntos con The Latino Coalition, que dirige Héctor Barreto, y otras organizaciones para llegar a más comunidades durante el Censo 2020.

    En declaraciones a la prensa el 2 de octubre, Ross destacó la protección de los datos confidenciales y sostuvo que se asignarán fondos para promover el mensaje en los medios de comunicación.

    El Programa de Colaboración Nacional de la Oficina del Censo, que opera bajo el Departamento de Comercio, “está en marcha y está tomando velocidad”, afirmó el funcionario.

    “Estamos contactando a organizaciones nacionales como las representadas aquí para que nos ayuden a conectarnos con comunidades y personas que son difíciles de llegar y que tienden a no responder el contacto inicial con la Oficina del Censo”, indicó.

    En la conferencia de prensa estuvieron además Harry Alford, president del National Black Chamber of Commerce, y Chiling Tong, presidenta del Asian/Pacific Islander American Chamber of Commerce and Entrepreneurship.

    Ross se comprometió a trabajar con grandes corporaciones como minoristas, cadenas de restaurantes y hoteles, así como compañías digitales y redes sociales, además de agencias federales, estatales y locales, proveedores de la salud, organizaciones empresariales y medios de comunicación.


    El secretario Ross con Héctor Barreto y Chiling Tong. Foto: Lenin Nolly


    Organizaciones nacionales como la NAACP, Boys and Girls Clubs de América, United Way, American Library Association y American Association of Community Colleges, entre otras, están impulsando actividades para promover el Censo, enfatizó el secretario de Comercio.

    Ross señaló que se gastarán $510 millones en publicidad y marketing por medio de la firma creativa Y&R, lo cual representa un incremento de $130 millones con respecto al Censo de 2010.

    Enlace de las declaraciones del secretario Ross:
    https://www.commerce.gov/news/secretary-speeches/2018/10/remarks-secretary-wilbur-l-ross-us-census-national-partnership-press

    Source: MetroLatino

  • 10/03/2018 5:07 PM | TLC Team (Administrator)

    Durante el mes de la herencia hispana, la gala organizada por la Coalición Latina es uno de los eventos más esperados. Aquí se premia a los ejecutivos que más contribuyeron al crecimiento económico y a la creación de nuevos trabajos en Estados Unidos.

  • 10/02/2018 6:14 PM | TLC Team (Administrator)

    El censo se realiza cada diez años y es una herramienta básica para asignar fondos y distribuir distritos electorales


    WASHINGTON— El secretario de Comercio, Wilbur Ross, prometió este martes “estricta” confidencialidad en el Censo de 2020, en medio de demandas contra la Administración Trump por la inclusión de una pregunta sobre ciudadanía que, según detractores, podría marginar del conteo decenal a 24 millones de personas.

    Ross acudió hoy a un evento organizado por la “Coalición Latina” (“The Latino Coalition”) en defensa de los esfuerzos de la Administración para forjar alianzas con grupos cívicos nacionales con la meta de promover la participación en el Censo de 2020.

    Ross no abordó directamente la controversia que generó su anuncio, el pasado 26 de marzo, de incluir una pregunta sobre el estatus de ciudadanía en los formularios del Censo de 2020 pero, de forma oblicua, sugirió que no habría nada que temer porque los datos no son compartidos con ninguna agencia.

    “Desde 1954, los trabajadores del censo han prometido de por vida resguardar las protecciones de confidencialidad… va contra la ley que un empleado del Buró del Censo comparta con alguien la información de algún individuo” que participa en el censo, explicó Ross.

    “Eso quiere decir que no pueden compartir datos del censo con ninguna otra agencia del gobierno o funcionarios del gobierno”, subrayó el funcionario, al repetir que el censo es “estrictamente confidencial”.

    Según Ross, la ley federal prohíbe que la información del censo sea compartida con otras agencias federales, incluyendo el Servicio de Rentas Internas (IRS), la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), u otras agencias policiales locales y estatales.

    De esta forma, Ross quiso trasladar un sentido de calma frente a críticas de que la Administración Trump intenta suprimir la participación de las minorías e inmigrantes, en particular de inmigrantes indocumentados, en el conteo poblacional.

    Héctor Barreto, presidente de la “Coalición Latina”, y exadministrador de la Administración de la Pequeña Empresa bajo la presidencia de George Bush, pareció restar importancia a las preocupaciones sobre el uso indebido del censo contra la población indocumentada.

    “La mayoría de nuestra gente no tiene problemas con la pregunta sobre ciudadanía porque la mayor parte de las personas en EEUU tienen un estatus de residencia legal permanente o son ciudadanos”, aseguró Barreto, quien expresó confianza en los esfuerzos por un recuento “lo más preciso posible”.

    Pero Ross no mencionó las demandas de gobiernos estatales y grupos cívicos, alarmados porque la pregunta podría desalentar la participación de millones de minorías y extranjeros y, por ende, afectar la distribución de fondos para las comunidades.

    Varios demógrafos también han condenado lo que califican como una “guerra demográfica” por parte de Trump.


    El censo es un ejercicio que el gobierno de EEUU realiza cada diez años y que ayuda a determinar la demarcación de distritos electorales y el desembolso de casi $700,000 millones en fondos federales para un amplio gama de programas sociales, incluyendo en las áreas de educación, vivienda, salud, infraestructura, y transporte.

    “Nuestra meta es contarlos a todos, una sola vez y en el lugar correcto”, insistió Ross, durante una presentación de aproximadamente 15 minutos, en la que no tomó preguntas del público.

    Ross destacó que la Administración prepara el lanzamiento, en abril de 2019, de un evento nacional junto con centenares de organizaciones cívicas, empresariales, y comunitarias, así como gobiernos locales y estatales para incentivar la participación en el censo.

    El funcionario aseguró que se implicará personalmente en el acercamiento con las organizaciones nacionales y comunitarias, para que el censo sea un “éxito”.

    La Oficina del Censo, que depende del Departamento de Comercio, habrá completado a finales de este mes la contratación de un centenar de especialistas para el conteo nacional, y en 2020, tendrá a un total de más de 1,500, dijo.

    Ese esfuerzo nacional incluirá una inversión de $510 millones en campañas de anuncios publicitarios, o un incremento de $130 millones sobre los $380 millones gastados en mercadeo y anuncios para el Censo de 2010, según Ross.

    Un trasfondo de controversias

    Ross tampoco mencionó que un juez federal en Nueva York, Jesse Furman, le ordenó hace dos semanas que dé una declaración bajo juramento sobre la inclusión de la pregunta de ciudadanía en los formularios.

    La Administración Trump envió una carta a Furman el viernes pasado con la intención de frenar esa orden, que también afecta al fiscal general adjunto, John Gore, hasta que el Tribunal Supremo realice una revisión de un dictamen de un tribunal de apelaciones.

    La orden de Furman responde a sendas demandas entabladas contra la Administración por cerca de una veintena de ciudades y gobiernos locales y estatales –incluyendo California y Nueva York-, que consideran que la pregunta sobre la ciudadanía es discriminatoria.

    Contrario a lo que explicó Ross en marzo pasado y que modificó en agosto pasado, su oficina ya había sopesado la inclusión de la pregunta de ciudadanía cuando éste asumió el cargo en febrero de 2017, y no en diciembre pasado, supuestamente por petición del Departamento de Justicia.

    La Administración ha insistido en que la inclusión de la pregunta forma parte de los esfuerzos del Departamento de Justicia por velar por el cumplimiento del “Acta del Derecho al Voto”, pero ese argumento no convence a grupos defensores de los inmigrantes y minorías.

    La declaración bajo juramento, según los demandantes, despejaría dudas sobre cómo, cuando y por qué Ross decidió incluir la pregunta en los formularios.

    El propio Furman indicó que Ross tomó la decisión aún cuando enfrentaba fuerte resistencia de otros funcionarios de la Oficina del Censo, y cuestionó su “interés personal” en el asunto.

    Ross debe dar una declaración bajo juramento “porque, entre otras cosas, están en juego directamente su intención y credibilidad”, explicó Furman.

    Según activistas, la mayoría de los inmigrantes indocumentados están concentrados en 20 zonas metropolitanas, y un conteo a la baja en 2020 restaría representación y poder político en áreas con inclinación demócrata, y lo aumentaría en áreas rurales con tendencia republicana.

    La polémica sobre si Ross al final dará o no un testimonio bajo juramento figura entre las múltiples controversias que afronta la Administración, entre éstas la investigación del FBI sobre la trama rusa y la batalla por la confirmación en el Senado del juez conservador, Brett Kavanaugh, para un puesto vitalicio en el Tribunal Supremo.

    Source: La Opinión

  • 10/02/2018 1:52 PM | TLC Team (Administrator)

    El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross. EFE/Archivo

    El secretario de Comercio, Wilbur Ross, defendió hoy que las respuestas de los ciudadanos para la elaboración del próximo censo en 2020, cuyo cuestionario incluye una polémica pregunta sobre ciudadanía, son "estrictamente confidenciales".

    "Por ley, los datos y respuestas (otorgadas) al censo son estrictamente confidenciales. No pueden ser compartidas con absolutamente nadie fuera de la oficina censal", aseguró Ross en un evento en Washington organizado por la asociación The Latino Coalition.

    El Departamento de Comercio anunció en marzo que para el próximo censo, correspondiente a 2020, incluirá una pregunta sobre ciudadanía en su encuesta, con la que pretende "ayudar a hacer cumplir la Ley de Derechos Electorales (VRA, en inglés)".

    En respuesta a lo ocurrido, numerosos estados, ciudades y organizaciones que abogan por los derechos de los inmigrantes han demandado al Gobierno del presidente, Donald Trump, en los últimos meses.

    Ante esta situación, Ross volvió a insistir en que compartir los datos y/o respuestas de los encuestados por los trabajadores del censo es un "crimen federal".

    Los empleados del censo "no pueden proporcionar datos individuales a ninguna otra agencia gubernamental, incluyendo el FBI, el ICE (Servicio de Control de Inmigración y Aduanas), el DHS (Departamento de Seguridad Nacional) o cualquier policía local o estatal", remarcó Ross.

    "Desde 1954, los trabajadores del censo han jurado de por vida defender las protecciones de confidencialidad de su trabajo", añadió el titular de Comercio, departamento encargado de elaborar el registro censal del país.

    Ross defendió hoy este punto después de que un juez federal dictaminara el pasado 21 de septiembre que el secretario de Comercio debe presentar una declaración por querer incluir esa cuestión sobre ciudadanía en el censo 2020.

    La última vez que una pregunta sobre ciudadanía fue incluida en el cuestionario del censo, que se realiza cada 10 años, fue en 1950.

    El requerimiento judicial forma parte de un caso abierto por una demanda presentada por el estado de Nueva York y otros estados, ciudades y la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, en sus siglas en inglés) contra el Departamento de Comercio.

    Los opositores a agregar la polémica cuestión sostienen que suprimiría la participación de unos 24 millones de inmigrantes, mientras que Ross defiende que es necesario conocer el estatus legal de los ciudadanos para una mejor comprensión de la población del país.

    En este sentido, destacó la importancia de "alcanzar y contar a cada persona del país", y agradeció a las organizaciones The Latino Coalition, la Cámara de Comercio Afroamericana Nacional y la Cámara de Comercio Estadounidense de Asia e Islas del Pacífico, todas reunidas hoy en la capital, por formar una coalición para ayudar a elaborar el censo de 2020.

    "Es muy importante que nos ayudéis a crear el censo, ya que determina la representación en el Congreso y guía la distribución de más de 675.000 millones de dólares al año en fondos federales", explicó Ross.

    Asimismo, señaló que es también una herramienta "muy útil" para decisiones como dónde construir carreteras o escuelas.

    Por su parte, Héctor Barreto, el presidente de The Latino Coalition y un veterano republicano que trabajó en el Gobierno de George W. Bush (2001-2009), aseguró estar "muy cómodo" con los términos de privacidad y los aspectos legales que protegen los datos compartidos con el censo.

    "La mayoría de nuestra gente no tiene problemas con la pregunta sobre ciudadanía porque la mayor parte de las personas en Estados Unidos tienen un estatus legal de permanencia o son ciudadanos. Comercio está haciendo todo lo que puede para tener un recuento lo más preciso posible", sentenció Barreto.

    La población total estimada del país para 2017 era de 325,7 millones, de los cuales se calcula que un 18 % es de origen hispano.

    Cada diez años, la Oficina del Censo cuenta el número total de personas que hay en el país, no el número total de ciudadanos, pero desde hace más de setenta no pregunta sobre el estado de ciudadanía de los individuos.

    Source: HOY

<< First  < Prev   1   2   3   4   5   ...   Next >  Last >> 
Log in
Powered by Wild Apricot Membership Software